Nuestro blog

El Defensor del Pueblo contesta a la Asamblea que no puede dar respuesta a su queja porque las autoridades no han remitido ninguna información

1396374066740

La Asamblea en Defensa de la Senda Costera registró, la primera quincena de diciembre del año pasado, una queja al Defensor del Pueblo donde apelaba al cumplimiento de las normas de protección costera autonómicas vigentes por parte del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, y a que el Gobierno de Cantabria hiciera uso de su deber y vele por su cumplimiento integral. El Defensor del Pueblo contestó que tanto el consistorio santanderino como la consejería de Medio Ambiente del ejecutivo cántabro, no habían contestado todavía con documentación.

Los integrantes de la Asamblea arrastran casi seis meses de lucha para que se haga justicia y para que se cumpla la legalidad de un lugar emblemático para Cantabria. La senda costera que empieza en el Faro de Cabo Mayor y termina en la Virgen del Mar ha sido objeto en los últimos tiempos de desencuentros entre la ciudadanía y los políticos. En todo momento, se ha procedido según los formulismos institucionales para requerir documentación y para recibir explicaciones sobre una obra que se ha efectuado con una baja temeraria del 50% y por unas infraestructuras que rompen con la belleza natural de la costa.

Por este motivo, se ha escrito al Defensor del Pueblo, otra herramienta que ha utilizado la Asamblea para intentar obtener documentación clave y para saber si la obra licitada cuenta con todos los permisos en regla. Así, en esta queja que se remite al Defensor, se pone de manifiesto la legalidad y el cumplimiento con la directivas medioambientales de una obra diseñada en el 2003, que se ha comenzado a desarrollar 10 años después sin previa revisión de la misma, y sin implementar nuevas técnicas de respeto y coherencia con el entorno. Tampoco se han tenido en cuenta los elementos únicos del paisaje; como por ejemplo, las piedras del Panteón del inglés, entre otros elementos caracterizadores de ese paseo.

A pesar de todo, se ha logrado paralizar temporalmente la obra, pero sólo tienen hasta mayo para dar una respuesta a cuál será el futuro de la ‘Senda Costera’. En la actual modificación del proyecto no se tienen en consideración el Plan Especial de Sendas y Caminos del Litoral (PESC), que el Gobierno de Cantabria aprobó en el año 2010 y que cataloga esta zona como de alto valor ambiental y paisajístico, lo que significa que sólo se pueden hacer intervenciones de señalización y balizamiento. Si nos ceñimos a esto, los puentes de hormigón sobre las rocas de acantilados son una aberración y un incumplimiento de la norma. El proyecto de la Senda Costera tampoco cumple con el condicionamiento ambiental del informe emitido en 2003 por el servicio de Impacto Ambiental de Gobierno de Cantabria.

Asimismo, en la carta al Defensor del Pueblo se denuncia que el Ayuntamiento de Santander no exigió la Licencia Municipal de Obras y que la consejería de Medio Ambiente tampoco veló para que el proyecto se adecuara al decreto del Plan de Sendas y Caminos del Litoral ni que cumpliera con el condicionamiento de impacto ambiental.

Con todo, la Asamblea en Defensa de la Senda Costera exige a sus dirigentes y responsables del proyecto de la Senda que comuniquen a sus ciudadanos cuál va a ser el futuro de esta obra.