Nuestro blog

El Estado desoyó un informe de Cantabria pidiendo una senda costera más natural

IMG_20140313_191439

La Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria emitió en el año 2003 un informe sobre el proyecto de la senda costera entre Cabo Mayor y la Virgen del Mar, en Santander, que se encuentra paralizado desde el pasado mes de diciembre tras las denuncias vecinales sobre la diferencia entre los trabajos excesivos ejecutados y lo que se les vendió en un proyecto original más natura y con un mínimo impacto.

Ese informe, el Estudio de Alternativas, advertía sobre prácticamente todos los asuntos que acabaron desatando la alarma, desde el uso de escaleras o materiales de construcción pasando por los obstáculos a la visibilidad.

Es un documento elaborado por la Dirección General de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, de la Consejería de Medio Ambiente y al que ha tenido acceso EL FARADIO.

Sus contenidos no fueron asumidos por el Estado, responsable a través de la Demarcación de Costas de unos trabajos coordinados con el Ayuntamiento de Santander.

En el informe se pone en valor lo natural de la zona y se pide que se mantenga, y en esa línea van las observaciones contra excesos detectados, ya en el año 2003, de cuando data el documento, en el proyecto analizado,

EL INFORME

Así, el documento advierte de distintos aspectos:

El informe pedía que no hubiera obstáculos visuales

-se debía mantener el terreno natural en el proyecto y no usar firme artificial

-en las zonas de pendientes pronunciadas se aconsejaba recurrir a traviesas de madera, pero no a escaleras artificiales

-las pasarelas de madera en aquellos puntos en que hubiera que salvar grietas serían sólo las estrictamente necesarias (y se criticaba expresamente la solución empleada para el mirador junto al cementerio de Ciriego, con una pasarela de dos metros de ancho que pedía que se sustituyera por el uso de gravilla

-en las zonas más próximas a los acantilados se abogaba por no introducir ningún elemento que obstaculizara las vistas

-otros aspectos hacían referencia a la necesidad de señalizar y actuar para impedir el paso de vehículos en zonas como La Maruca, y en general una cartelería informativa adecuada, además de la delimitación de los aparcamientos de verano y el uso de especies de plantas de la zona

-había una referencia al Puente del Diablo, disconforme con la solución empleada y advirtiendo de su fragilidad, pero lo cierto es que este accidente geográfica ya no existe

EN EL PLENO

De informes se habló mucho esta tarde en la sesión plenaria del Parlamento de Cantabria:

De este al que aludieron tanto el consejero de Medio Ambiente Javier Fernández como el exconsejero regionalista de Obras Públicas José María Mazón…

…y de otro que pidió Mazón, diputado autonómico, al Gobierno, en diciembre de 2015, y que Medio Ambiente ha sido incapaz de encontrar tras reiteradas búsquedas.

La maquinaria empleada

Fernández respaldaba la actuación en el proceso tanto de Costas como del Ayuntamiento de Santander, recordando que han actuado ante las quejas vecinales, y que “de hecho” se han paralizado las obras.

Y también defendía la legalidad de todo el proceso, frente a las insinuaciones de Mazón de que podía haber incurrido en “prevaricación por omisión” por no pedir que el proyecto se tratara en la CROTU (la Comisión Regional de Ordenación del Territorio) y advirtiendo de que “a lo mejor hay alguien que les puede complicar” las cosas recurriendo a la legalidad.

Algo que no preocupaba a Fernández, que insistía en que los aspectos del Plan de Sendas de Cantabria que efectivamente se incumplen no suponen declaración de ilegalidad, al ser el plan del año 2010 y el proyecto de 2009, por lo que no quedaría afectado. Si se aprueba un modificado, sí que tendrían que incluirse sus observaciones.

LA ASAMBLEA EN DEFENSA DE LA SENDA COSTERA

Mientras tanto, la Asamblea en Defensa de la Senda Costera sigue con su proceso para convertirse formalmente en una asociación.

Este colectivo ha llevado la iniciativa hasta la fecha: desde la denuncia de los trabajos excesivos en la zona, que pidió paralizar mientras otras asociaciones reclamaban mejoras, hasta la paralización real de los trabajos, interponiéndose frente a las máquinas cuando se les había dicho ya varias veces que se iban a parar, pasando por la realización de propuestas alternativas, las observaciones sobre los incumplimientos detectados y la ronda de reuniones con las instituciones implicadas.

Nota de prensa: El Faradio. Redactor: Oscar Allende.